Vocación de servicio…


Servicio (de Wikipedia)
En economía y el marketing un servicio es el equivalente no material de un bien.
Conjunto de actividades que buscan responder a una o más necesidades de un cliente. Se define un marco en donde las actividades se desarrollarán con la idea de fijar una espectativa en el resultado de éstas.

Servicio
Actividad que una persona, institución o empresa realiza, con fines de lucro o no, para satisfacer las necesidades de la gente.

Servicial (de WordReference.com)
1. adj. Que siempre está dispuesto a complacer y servir a otros.
2. Que sirve con cuidado y diligencia.

Cada vez que por una u otra razón consulto el diccionario (digital o el siempre fiel Larousse), me quedo abismada de lo utópicas que se han vuelto ciertas definiciones y conceptos llevados a la vida diaria; esas definiciones me obligan siempre a revisar y corroborar en otras fuentes, teniendo siempre el mismo desenlace: termino tirada en el piso riendo a carcajadas… por aquello de reir para no llorar.
En el caso de la palabra SERVICIO -cuyos significados desplegué antes de comenzar el post, junto con una variante afín: Servicial-, podría yo extenderme por horas dando ejemplos acerca de la casi total ausencia de conocimiento que muchas personas (instituciones o empresas) tienen acerca del fulano vocablo, sólo basta salir a la calle y meterse en cualquier banco, oficina pública, panadería, supermercado, restaurante, gasolinera, tienda de ropa, zapatería, tintorería, montarse en un autobús, taxi y un laaaaaargo etcétera que permite ilustrar perfectamente a lo que me refiero…
Para nadie es un secreto que el “servicio” de transporte en Venezuela (tanto público como privado) es una verdadera MIERDA! -disculpen, pero ni en Wikipedia encontré un término más acorde-, así como para nadie es un secreto que yo debo hacer uso diariamente del transporte de esta hermosa y cada vez más congestionada ciudad… pero tampoco quiero extenderme (otra vez) en el temita de los rutas, esta vez quiero descargarme con la plaga egipcia de los taxis.
Por razones que no valdría la pena explicar aquí, en ocasiones debo hacer uso de estos señores, de hecho tengo un “proveedor” fijo para estos casos, tanto así que ya las operadoras casi que me dicen: “¡Epale chama! ¿Dónde estás, en tu casa? Tranquila, ya te mando un carro mi-amor…”, y algunos conductores “Hola! Vas pa’l trabajo, no?”… pero esta gente, aunque ya me trata “como si fuera de la familia”, a veces me ha tocado ganármelos de enemigos (con la subsiguiente “clavada” de precio) por cosas tan simples y que -a mi parecer- deberían ir implícitas dentro del concepto de SER-VI-CIO que ellos prestan, por ejemplo: Si se supone que estoy llamando a una línea “seria y responsable”, que prefiero utilizar un taxi por comodidad, y que voy a pagar una considerable cantidad de MI dinero (precio justo o injusto, ese es otro tema), por qué carajo tengo que calarme cosas como:
* Imitadores de Schumacher (o Montoya, o Alonso, o Meteoro, el que prefieran), que creen que por ir más rápido son más pilas que los demás.
* Sucursales ambulantes de la Tridimension… por supuesto, las cornetas “más potentes” siempre van detrás del pasajero y el twist (o el woofer) siempre queda justo a la altura de la oreja…
* Unidades chocadas, pasando aceite, con puertas que para poder abrirlas debes bajar el vidrio, sacar la mano, utilizar las manillas externa e interna a la vez, mientras empujas con el pie…
* Y el peor de todos los casos, unidades llenas de HUMO DE CIGARRILLO! (o en su defecto, la respectiva pestilencia que deja el mismo)…
Esta listica lamentablemente puede ir creciendo, porque sé que hay cosas que estoy olvidando, y una de las más insólitas me pasó precisamente ayer (hago la salvedad que no con la línea de siempre)… yo entiendo que la mayoría de los choferes son padres que deben cubrir las necesidades básicas de sus hijos etc. etc. etc… peeeero, eso no quiere decir cuando solicito el “servicio” de uno de ellos -por muy domingo que sea- también tengo que compartir el carro con los vástagos del chofer (que desde que me le acerqué a preguntarle por el precio de la carrerita, los “niñitos” no paraban de gritar: “¡Papá quiero agua! ¡Papá dame agua! ¡Papá aguaaaa!”), y que cuando le pregunto: “Ehm… señor, ¿y Ud. piensa llevarme con los niñitos en el carro?”, él me responde muy fresco: “¡Claro! ¿por qué?” (¡Papá aguaaaa! ¡Papá aguaaaa! ¡Papá aguaaaa!)
¿Dioooos, que no hay una Ley que prohiba a esta gente salir a la calle?

*Alguna vez les había comentado que NECESITO UN CARRO!… mmm, creo que no… pero de este año no pasa!!!*

About these ads

Etiquetas: , , ,

About adriale

Diseñadora de profesión. Procrastinóloga por ocupación. Community Manager en formación.

4 responses to “Vocación de servicio…”

  1. La Hija de Zeus says :

    Bueno chamita, no te queda sino tener paciencia y reunir para ese carro..
    otra cosa es que tal vez puedas conseguir a uno o mejor dos taxistas privados, ya conoceras el carro y todo lo demás.. suerte!!

  2. m.e.-cielo e infierno says :

    Hola Adri. Hoy publiqué algo sobre atención al cliente y creo que coincidimos bastante. Buen artículo, Adri.

  3. adri021 says :

    Zeucita: En eso estamos… reuniendo paciencia, y reuniendo pal carro.

    Ma. Eugenia: Ya pasaré por tu blog, lo del cuento del “servicio” es de nunca acabar…

    Abrazos!

  4. Adriana says :

    Bueno Tocaya eso es dándole y que no te pase lo que a mí, hace un poco más de un año que compré un carro y aun no he aprendido a manejar :-(

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: