Archive | noviembre 2006

Pocoyo: Aprender a través de la risa…

(ADVERTENCIA: Si Ud. es ‘todo un adulto’ no le va a interesar leer un post como el que está a continuación, así que regrese por donde vino).

Sábado light, día de zapping (lamentablemente no hay mucho que ver). Entre canal y canal, caigo en Discovery Kids y por mera intriga de ver qué vendría después del bloque de comerciales, pues me quedé ahí.
No hay escenografía ni paisajes, sólo sale un niño -de unos 2 o 3 años- corriendo y presentando a cada uno de los que le acompañan, quienes comienzan a bailar al ritmo de la música inicial. No hay canciones lindas ni chispazos de color por toda la pantalla, sólo 5 personajes principales (a veces aparecen todos, a veces no) que son los que dan vida a Pocoyo: Aprender a través de la risa.
El asunto va más o menos así: Pocoyo es un niño despierto y aventurero, no habla mucho, sólo cuando aprende palabras nuevas, y como todo niño de su edad cualquier objeto o criatura que no conozca pues inmediatamente pasará a ser ‘víctima’ de su curiosidad. Junto a él están: Pato, su mejor amigo, un pato de hule muy cauteloso y amante de la música; Elly, una elefante rosada que saca a Pocoyo de aprietos y baila ballet; Loula, la cachorrita mascota de Pocoyo, alegre y juguetona, y Pajaroto, un pájaro dormilón y medio amargado (todos acompañados de un locutor que narra las aventuras y guía a los personajes).
El concepto es sencillamente genial, muestra al chamín descubriendo cosas como: El Silencio (a través de una Mariposa), el Baile (a través de un Radio) y la Música (a través de una orquesta)… en sólo 21 minutos -3 segmentos de 7 minutos cada uno- ya estaba yo cautivada y metida en toda la historia, tratando de ayudar a Pocoyo a descifrar los ‘enigmas’ que va enfrentando y, por supuesto, riendo como si me hicieran cosquillas; recordando a mi mamá cada vez que descubro programas como estos (Las Chicas Superpoderosas, Dexter, Bob el Constructor, y por increíble que parezca, Los Teletubbies), mientras ella me ve con cara de “¿Cuándo irá a madurar mi hija???” :s Madre, no sigas esperando algo que no va a suceder 😉

Por el lado serio del asunto, la producción del segmento es impecable. Detrás de todo el proyecto está la gente de Zinkia, casa de animación con sedes en España y Japón, y con un equipo de trabajo que ha creado todo el seriado (personajes, guiones, sonidos y visuales) a partir de los resultados conseguidos en los estudios realizados por especialistas en desarrollo infantil de la Universidad de Harvard (na más!).

Lástima que yo no soy tan disciplinada como para coleccionar cosas (ni siquiera cuando el único personaje de Sanrio que me gustaba era Badtz-Marú), porque de comenzar a salir objetos de colección de Pocoyo, yo estaría de primerita en la fila para adquirirlos.

¡Ah! Si de casualidad les interesa verlo, lo transmiten los Sábados a eso de las 6 de la tarde, con repeticiones a lo largo de la semana 😉

Anuncios

CIRMIPE

Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir al Taller de Guionismo, dictado por Jesús Díaz y facilitado por el Cine Club Charles Chaplin, acá en Barquisimeto. De allí, salió la idea de crear el Círculo de Mirones de Películas (CIRMIPE) =p, propuesta por el Prof. Douglas Jiménez -con nombre y todo.
Aunque la primera convocatoria ha recibido una respuesta floja, tenemos la certeza que iremos sumando gente al grupo, y como yo soy una de las entusiasmadas pues mi contribución con el círculo, aparte de mirar películas, fue la creación de un blog que documente nuetras actividades… pueden visitarlo aquí
Daremos inicio con Casablanca, y la primera tertulia de discusión está pautada para el Jueves 23 en el Miniauditorio del Cine Club.

¡Ah! Está de más decir que si quieren pertenecer a esta propuesta, pues manifiestense no más y bienvenidos sean.

Pensamientos sueltos y preguntas en 3D…


Sólo queda un mes (-5 días) para las fulanas elecciones presidenciales, y yo, a un mes (-5 días), y siendo plenamente sincera (si eso es posible), todavía no sé si iré a votar o no; mucho menos sé si me atreveré o lo haré por amor.
Sí, sí, vendrán muchos a decirme que votar es un derecho y un deber que tenemos como ciudadanos, que si no voto entonces no tengo derecho a quejarme, etc. etc. etc. Pero como yo lo veo, y esta siempre ha sido mi pregunta en épocas electorales: ¿Por qué debo elegir entre una manzana y una pera podridas? ¿Entre un candidato malo y uno peor? (con el agravante de no saber cuál es cuál). Además de tener la sensación que ya han elegido por mí sin yo saberlo, incluso antes de conocer las opciones que tengo para escoger… pero esto ya es una especie de paranoia muy personal.

La primera vez que ‘ejercí mi derecho al voto’ fue durante el Referendum (para las presidenciales del 98 yo tenía 17 todavía), y recuerdo que me calé mi cola sin chistar, que la mayoría de los que estábamos ahí manifestábamos un cierto entusiasmo -además de la típica echadera de broma venezolana- y nadie se quejaba por los constantes cambios de seña del CNE (primero que si una sola cola, después que tres colas, después que dependiendo de la terminación de la cédula se hacía una cola u otra…), en realidad parecía más un encuentro dominguero entre panas: sillas playeras, refresquitos, agua o cervezas según el gusto, gente compartiendo audífonos para ir escuchando los reportes (o música pa matar el fastidio), en fin, cada quien con la firme convicción de estar haciendo lo correcto… los resultados sólo terminaron de afianzar mi eterna paranoia. A los días, tuve la oportunidad de sentarme a hablar con mi abuelo (tenía tiempito sin verlo), y me explicaba por qué él no fue a votar esa vez, su cuento (palabras más, palabras menos) iba más o menos así: “Yo nací y me formé bajo una dictadura militar, así que hasta cierto punto fui testigo de lo que es capaz de hacer un régimen autocrático por mantenerse en el poder. Formé mi familia e hice mi carrera bajo un régimen democrático (consecuencia o fruto de lo anterior), y conozco también las costumbres y manías de sus dirigentes. Ahora soy testigo de la ‘revolución’ -o robolución, como le llaman algunos-, que también es consecuencia o fruto de lo anterior, y una supuesta oposición con ‘nuevos líderes’ encompinchados con los de siempre. Entonces, ¿cómo puedo pretender yo cortar el árbol podrido, si me van a quedar sus frutos?”.

Por otro lado, también tengo la idea que esté quien esté en ‘la silla’, esto ha sido (y al parecer será) más de lo mismo; si no, que lo diga mi papá que en la cuarta veía como le ganaban las licitaciones de proyectos de construcción los amigos del Director General de Infraestructura Municipal de blah, blah, blah (el cargo suele ser más largo de lo que ellos pueden pronunciar), quienes terminan llevándose los reales y abandonando los proyectos. Y ahora en la quinta debió quedarse casi en la calle y sin un centavo (para no quedar como el estafador que no echó a andar la construcción de tal complejo residencial), porque al innombrable se le ocurrió a último momento viajar a la Conchinchina y usar el dinero, destinado a los proyectos habitacionales, en el ‘chupadólares’.

¿Por qué ningún candidato habla de invertir los reales del petróleo en áreas de producción básica? ¿Por qué tienen complejo de Mandrake y hacen creer que pueden solucionar todo con una varita mágica y en cuestión de segundos? (Dejándole a los más flojos la idea que ahora van a tener de todo sin mover un dedo). Todos ofrecen hacerse cargo de la seguridad, pero si no le dan un parao al descaro chanchullero de las fuerzas policiales y militares ¿cómo pueden pretender lograr resultados contundentes, donde el titular de la última página no sea “Matan de un tiro a estudiante por quitarle los zapatos” (por ejemplo)? ¿Quién les dijo que los colores les pertenecen… y, es eso realmente importante?

En fin, todas estas letras pican y se extienden, además que quiero tomarme un respiro… tal vez mis pensamientos y preguntas sean insípidas, tal vez por no ser una ‘estudiosa’ del tema o por simplemente no querer empaparme (o embarrarme) de información estoy algo desubicada en el asunto, pero por ahora sólo me concentraré en tratar de responderme dos preguntas: ¿Debo ir a votar? ¿Por qué?

Tags en Technorati:

Tags en Blogalaxia