Archivo | Dejándolo salir RSS for this section

Si te lo llevas “sin permiso” pero lo devuelves NO es robo…


Resulta que hay una compañera que está en preparativos de boda, corre-corre aquí, compras por allá, pagos, pagos y más pagos, para que todo le salga tal como ella y su futura ‘víctima’ esperan… entre sus nuevas ‘manías’ tiene la de revisar casi a diario su cuenta bancaria, en la que tiene lo que ha logrado reunir para el magno evento, y ver como va distribuyendo sus fondos y todo el cuento (de más está decir que ya tiene unos cuantos milloncejos ahorrados).
Lo cierto es que hace unos días en la mañana ella, al apenas llegar a la oficina, se dispone a hacer el rutinario chequeo on-line de su dinero y se da cuenta que le falta ‘alguito’. Antes de entrar en pánico decide primero llamar a su novio (quien trabaja en el banco donde ella tiene ese dinero) para asegurarse si fue él o no el que hizo la transacción de ese ‘alguito’; él confirma por su lado y devuelve la llamada con la fatídica frase “Nos robaron” :s (ah, olvidaba decir que el famoso ‘alguito’ constaba de 4 MILLONES! 850 mil bolívares).
Gracias a esta manía de revisar su cuenta bien temprano y a que su novio trabaja en ese banco, lograron hacerle seguimiento a la transacción (cuyo destino era otro banco), bloquearla y recuperar esos reales antes de que fuera demasiado tarde.
Creerán que esto acabó aquí, pero no, lo realmente insólito e indignante vino después: Los del banco no pueden ir a otra entidad a averiguar de buenas a primera datos sobre los titulares de cuenta y ver si hay alguna irregularidad, para eso deben llevar la denuncia formulada ante la PTJ (o CICPC, o como se llame) y en esa otra entidad les permiten revisar la información que necesiten. Mi amiga va a la policía, por recomendación de los de su banco, a poner la denuncia del caso y ver si puede contribuir con evitar otro caso parecido, la respuesta en la policía fue: “No le podemos procesar esa denuncia, porque como le devolvieron su dinero pues ya no hace falta” (PLOP!).

Es decir (a ver si entendí):
1.- Como estas situaciones son el pan nuestro de cada día, ya no hay que tomarse la molestia de poner la denuncia porque ¿para qué hacer algo si ya son tantos los casos, verdad?
2.- Ahora hay que dejarse robar para que los cuerpos de (in)seguridad hagan como que mueven un dedo, claro, entre tanto papeleo y trámite al parecer no les da tiempo de ‘empezar’ a moverse.
ó 3.- Si yo agarro un carro, por ejemplo, me lo llevo, voy a la playa en él, le doy la cola a todo el mundo, pero al final lo devuelvo, ¡¿no me pueden hacer nada, pues ya no haría falta, verdad?!

¿A qué le temes?


Una fría gota de sudor te recorre la espalda, mientras el resto de tu cuerpo se entumece, se paraliza, no responde bajo ninguna circunstancia, ni siquiera como acto reflejo. Sólo te quedas ahí mirando al vacío, sin moverte, con un millón de pensamientos dispersos y disímiles acerca de lo que podría pasar, pero el pánico sólo te hace imaginar una sola conclusión: el desastre, la tragedia griega, el drama… si tan sólo dominaras ese miedo lograrías ver que sólo es una conclusión “posible” mas no definitiva; si dejaras el temor de lado verías que también podría ser todo lo contrario de lo que piensas, podría ser una salida, podría ser una conclusión positiva…

Si no estuvieras tan aterrada verías que sólo tienes que hacer una sencilla pregunta, sólo una… la respuesta estaría entre dos monosílabos: Sí / No.

¿Lo irónico de la situación?
Que la respuesta no es importante, para nada, con cualquiera de las dos seguirías adelante, hacia ese horizonte que te trazaste con lápices de colores pero que el miedo te lo pinta demasiado lejos… tal vez está al alcance de tu mano y no lo sabías.

¿Es un Sí? Sigues adelante, invitando al que te quiera acompañar en la continuación de la historia. ¿Es un No? Sigues adelante, en una página nueva y limpiecita…

Entonces, ¡¡¡¿a qué carajo le temes?!!!

—————————————————-
P.D *off topic*: Ya viene Mayo y con él una nueva entrega del Calendario Bloguero 2007, así que los blogueros que aún no han enviado sus datos tienen hasta el Lunes 30 de Abril para hacerlo. Tienen que enviar a cumpleblogueros@gmail.com: Nombre o nick, foto (real o no), enlace a su blog y fecha de cumpleaños, y así tendrán su lugar asegurado en el Calendario 😉

Tendrías 17…

Hola Dani,

Hoy recordé tu cumpleaños… en realidad todos los años lo hago, pero esta vez fue particular porque me puse a sacar la cuenta de la edad que tendrías y traté de imaginar cómo serías hoy en día…
¿Seguirías siendo el ‘líder’ de tu patota de amigos? No te hacía falta ser agresivo o autoritario, por alguna razón los demás te seguián incondicionalmente.
¿Seguirías siendo el ‘atraco’ de la cuadra con las chicas… o por el contrario, serías tímido con ellas?
¿Mantendrías tu cabello claro… o al igual que mi papá, se te iría oscureciendo con el tiempo?
¿Aparentarías aún ser muy grande para tu edad… o llegarías a la estatura promedio de la familia? (No más de 1,70 en los hombres).
¿Seguirías siendo en ocasiones el rebelde sin causa que ya demostrabas ser y manteniendo ese humor agudo? Yo creo que sí, eso se lleva en la sangre, bro 😉

Tú y yo no compartíamos a diario ni éramos unidos; sin embargo, las pocas veces que podíamos reunirnos el ‘click’ de personalidades era instantáneo, sólo con mirarnos ya intuíamos lo que el otro quería hacer o decir y simplemente nos convertíamos en cómplices de fechorías… tu mamá y mi mamá se ponían histéricas de los nervios, a mi papá no le quedaba otra opción que reír.

Hoy no pude evitar ponerme nostálgica al pensar en ti y he estado haciendo un esfuerzo sobrehumano para no soltar más lágrimas mientras te escribo esto, sólo me queda el alivio de saber que, donde sea que estés, te encuentras mejor de lo que pudiste haber estado en tus últimos días.

Ya llegará el momento en el que me cuentes todo lo que has hecho, y entonces sí seremos inseparables…

Te quiere,

Tu hermana :’)

El número que Ud. ha marcado…


Eso es lo que ahora escucharás cuando llames…

Se agradece la atención, pero no soy tu darling, sweetie o little girl… aparte que no me como el cuento que hayas ‘olvidado’ el español, algo tan hermoso no se olvida así nada más.

Agradezco tus postales esporádicas y tus intenciones de hacerme saber que estás bien, donde quiera que estés, pero ya que volviste no hace falta que llames, escribas o envíes señales de humo cada 5 segundos… no es necesario vernos mañana, tarde y noche, durante todos los días de la semana para ponernos al corriente de nuestras aventuras y desventuras diarias… una salida es suficiente, una salida que ya pasó.

Lamento si te parezco grosera, malcriada o si es que simplemente no he sabido apreciar tus particulares halagos, pero yo tengo una vida, una de la que no quisiste ser parte hace ya muchos tiempo, una en la que ya decidí con quien compartir mis ‘experiencias’ en una comida o alrededor de unos tragos… y creo que de ser amigos sabrías que no me agradan las preguntas repetitivas de ¿Dónde estás? ¿Qué haces? ¿Con quién?
Esa actitud me ha convertido en una paranóica del teléfono: Número desconocido… no respondo. Tú número… mucho menos. No estoy, dejé el teléfono en casa, me quedé sin batería… no quiero oír tu voz, ya es suficiente.

Vete por donde viniste, que sólo tus señales ocasionales de vida, lejanas e impersonales, serán bien recibidas… y engavetadas con todas la demás.

Dueños, amos y señores de la vía…

Debo abrir estas líneas con mi usual expresión

¡Chofer de autobús NO ES GENTE!
Sé que lamentablemente estoy metiendo en ese saco a señores honrados, padres/esposos/hijos, que sólo tienen ese trabajo como medio de sustento para sus familias, pero de los centenares que pueda haber en esta ciudad crepuscular yo sólo he visto 3, ¡T-R-E-S! (Dos con los que me he topado en mis aventuras con el transporte citadino, muy amables y respetuosos, y uno que es mi vecino y me consta que es todo un señor).
Resulta que hace unos días mi Gabo casi se queda sin padres (no exagero) gracias a la magnífica personalidad de uno de estos especímenes viales:
Carretera vía Duaca -para los que han transitado por ahí, sabrán que son curvas y más curvas-, dos canales, el papá de Gabo va por el canal que le corresponde, en sentido contrario viene un Encava A-TODA-VELOCIDAD tratando de pasar a otro carro EN-PLENA-CURVA, mi suegro maniobra (y no era que tenía mucho espacio para hacerlo) pero el autobús en cuestión termina llevándose por delante casi todo el lado izquierdo de la camioneta, se desbarranca y lo detiene un árbol; la camioneta se bambolea hasta casi voltearse y se detiene. Afortunadamente a mis suegros no les pasó nada (al menos no físicamente), sin embargo, la camioneta fue pérdida total. ¿El chofer del colectivo? Venía solo y BO-RRA-CHO… por supuesto salió ileso.
El día siguiente es de papeleo y declaraciones en Inspectoría, y de la nada salen como 5 compadres/colegas/parientes de la joya en cuestión a decir que ellos (cada uno de ellos) iban manejando, imagínense la escena: “No, no, distinguido, Fulano no iba manejando, el que iba manejando era yo… blah, blah, blah”. Todos y cada uno de los personajes con una historia más incoherente que la otra.
Ahora, poniéndome yo fatalista, ¿y si de verdad mis suegros se hubiesen hecho daño? De haberse ocasionado ‘pérdidas lamentables’ -como dicen en los diarios-, este señor y su comitiva de amigos del alma, ¿hubiesen asumido las consecuencias? Yo sinceramente lo dudo, porque pa cobardes búsquenlos (así como lo escribo, CO-BAR-DES); ‘personas’ que creen hacernos un favor al llevarnos y traernos y por eso pueden usar las calles, avenidas y carreteras como mejor les parece, y cuando se meten en ese tipo de problemitas en los que se ven con la soga al cuello recurren a esa maravilla tropical llamada Sindicato, que al parecer sólo sirve para alcahuetear sinvergüenzuras y exigir a las alcaldías aumentos de pasaje.
Por lo pronto mi suegro se encuentra pasando el susto y las de Caín, ahora que no posee su también herramienta de trabajo (el carro)… porque al otro ser lo más seguro es que le lluevan -de parte de sus compadres- las opciones de volver a encargarse de otro autobús “¡pa que eche pa’lante, carájn!” Y mejor no sigo, porque ya me está hirviendo la sangre y estoy comenzando a recordar otras hermosas anécdotas muy recientes con estos representantes del ‘salto atrás evolutivo’.

No es tanto, si no lo seguido…


¿Recuerdan que hace un tiempo les hable acerca de mi atracción por la lluvia?

Pues estoy cambiando de parecer… :s

Indignación…

*Tengo el corazón chiquitico y un nudo en la garganta…* 😥