Archivo | Veo, escucho… escribo RSS for this section

E os lábios beijam…


Yo no soy muy dada a hacer planes para el Día de los Enamorados, del Amor y la Amistad, de San Valentín, o como prefieran, y menos después de ver el caos que se forma desde los días previos en las floristerías, tiendas de regalos y recuerdos y restaurantes de la ciudad… prefiero posponer la celebración para la ‘octavita’, el 21… *tos*mi cumple*tos*
Sin embargo, no soy inmune a contagiarme con el sentimiento que empalaga estos días, además que no sé si será coincidencia, pero siempre en esta época llegan a mis manos textos o sólo algunas líneas completamente acordes con la ocasión. El año pasado fue un relato de Edgar Allan Poe (del que publiqué un pedacito), este año le toca a una canción… y es que hace unos días, buscando temas del grupo brasilero Skank, descargué uno que no conocía y que terminó por entrar en mi lista de favoritos (más por la melodía que por su letra, mi portugués es muy básico y lo poquitísimo que sé lo he aprendido de manera empírica).
Lo cierto es que aquí está un parrafito de la canción Dois rios:

“E o meu lugar é esse
Ao lado seu, no corpo inteiro
Dou o meu lugar pois o seu lugar
É o meu amor primeiro
O dia e a noite as quatro estações”

Por si les interesa, la canción es del álbum “Cosmotron” (2003), y la traducción va más o menos así (si alguien sabe portugués y ve que me pelé en algo, no dude en hacer la corrección respectiva):
Y mi lugar es ese
A su lado, en cuerpo entero
Le doy mi lugar pues es su lugar
Y mi amor primero
En el día y la noche, en las cuatro estaciones

Anuncios

Pocoyo: Aprender a través de la risa…

(ADVERTENCIA: Si Ud. es ‘todo un adulto’ no le va a interesar leer un post como el que está a continuación, así que regrese por donde vino).

Sábado light, día de zapping (lamentablemente no hay mucho que ver). Entre canal y canal, caigo en Discovery Kids y por mera intriga de ver qué vendría después del bloque de comerciales, pues me quedé ahí.
No hay escenografía ni paisajes, sólo sale un niño -de unos 2 o 3 años- corriendo y presentando a cada uno de los que le acompañan, quienes comienzan a bailar al ritmo de la música inicial. No hay canciones lindas ni chispazos de color por toda la pantalla, sólo 5 personajes principales (a veces aparecen todos, a veces no) que son los que dan vida a Pocoyo: Aprender a través de la risa.
El asunto va más o menos así: Pocoyo es un niño despierto y aventurero, no habla mucho, sólo cuando aprende palabras nuevas, y como todo niño de su edad cualquier objeto o criatura que no conozca pues inmediatamente pasará a ser ‘víctima’ de su curiosidad. Junto a él están: Pato, su mejor amigo, un pato de hule muy cauteloso y amante de la música; Elly, una elefante rosada que saca a Pocoyo de aprietos y baila ballet; Loula, la cachorrita mascota de Pocoyo, alegre y juguetona, y Pajaroto, un pájaro dormilón y medio amargado (todos acompañados de un locutor que narra las aventuras y guía a los personajes).
El concepto es sencillamente genial, muestra al chamín descubriendo cosas como: El Silencio (a través de una Mariposa), el Baile (a través de un Radio) y la Música (a través de una orquesta)… en sólo 21 minutos -3 segmentos de 7 minutos cada uno- ya estaba yo cautivada y metida en toda la historia, tratando de ayudar a Pocoyo a descifrar los ‘enigmas’ que va enfrentando y, por supuesto, riendo como si me hicieran cosquillas; recordando a mi mamá cada vez que descubro programas como estos (Las Chicas Superpoderosas, Dexter, Bob el Constructor, y por increíble que parezca, Los Teletubbies), mientras ella me ve con cara de “¿Cuándo irá a madurar mi hija???” :s Madre, no sigas esperando algo que no va a suceder 😉

Por el lado serio del asunto, la producción del segmento es impecable. Detrás de todo el proyecto está la gente de Zinkia, casa de animación con sedes en España y Japón, y con un equipo de trabajo que ha creado todo el seriado (personajes, guiones, sonidos y visuales) a partir de los resultados conseguidos en los estudios realizados por especialistas en desarrollo infantil de la Universidad de Harvard (na más!).

Lástima que yo no soy tan disciplinada como para coleccionar cosas (ni siquiera cuando el único personaje de Sanrio que me gustaba era Badtz-Marú), porque de comenzar a salir objetos de colección de Pocoyo, yo estaría de primerita en la fila para adquirirlos.

¡Ah! Si de casualidad les interesa verlo, lo transmiten los Sábados a eso de las 6 de la tarde, con repeticiones a lo largo de la semana 😉

Cultura de lo absurdo…


Hace ya un par de años que ‘me presentaron’ el espacio LoCoARTS, sitio producido por el argentino Alejandro Szykula mejor conocido como ‘El Loco’.
Al parecer este señor ya es toda una celebridad, no solo en Argentina, por hacer en su página simple y literalmente lo que le da la gana a través de sus animaciones, donde refleja lo que ve y oye, y evidentemente sin importarle si a los demás nos parece gracioso o no… imagino que es como su depósito personal de pop contemporáneo.
La propuesta principal de El Loco es el seriado: Alejo & Valentina, historia donde suele parodiar situaciones, películas y/o ‘celebridades’, a través de los personajes característicos de la serie (Alejo, Valentina, El Viejo y Carlitox -mi favorito) y sus ‘invitados especiales’… diálogos sin sentido e ilustraciones (con sus animaciones en Flash) excesivamente básicas, pero con una carga de humor tan absurdo que no nos dejan otra opción que reír y seguirles la pista episodio tras episodio. El 99% del trabajo, entre guión, ilustración, animación, doblaje y edición de cada capítulo, es realizado por Szykula, y ha tenido tanta repercusión desde su lanzamiento (2002) que hace ya poco más de un mes que esta historieta se deja ver en MTV, tiene entradas en Wikipedia, y se ha dado el tupé de grabar con Humberto Velez (la voz de Homero Simpson para Latinoamérica).
Si les pica un poquito la curiosidad de ver en qué consiste esta locura, les recomiendo los capítulos: La Vida Misma (donde ‘explica’ el origen de Alejo y Valentina), los 3 episodios de Volver al Futurox, La Matris (la versión extendida para MTV) y Episodio 16 (su visión de Star Wars).

Otras de las propuestas publicadas por Szykula:
Los Timotines: ‘franquicia’ personal de South Park (lástima que sólo lleva un capítulo).
Reynaldo… aunque de este sólo está el teaser.

Bueno… chao =p (¡!)

Caracas Pop Festival (II)… en mi humilde opinión

Segundo fin de semana consecutivo de carretera y música… esta vez no hubo lucha interna entre “angel y demonio“ por ir a trabajar, logré dormir una hora luego de llegar y eso me “repuso“ un poco los ánimos (no mucho, claro)… sin embargo, me duele tooooodo…


SUNU WHO?
Llegamos igualmente como a la 1pm al Estadio, nos recibió el mismo sol inclemente, y la cola era el triple de larga que el Domingo anterior, lo que obligó a que abrieran las puertas un poco más temprano… esta vez sí me “requisaron“… una vez adentro, perdí por completo de vista al grupo del tour (no es que me lamente por esto -para NADA) así que pude buscar una buena ubicación sin estar pendiente de más nadie.
Con la puntualidad que caracteriza al evento, a las 5pm se monta en tarima Sunú (¿¿??)… quinteto con una propuesta “punk“ bien particular, pero de los que NADIE conocía ni papa… sin ánimos de sonar muy severa, desde que comenzaron y durante los 20 minutos (sí, ni siquiera media hora) que duró su presentación los temas me parecieron TO-DOS igualitos, ¿cantaban en inglés? ¿español? ¿spanglish? ¿papiamento? no lo sé… intentaron repetir la “gracia“ de Papashanty al regalar copias de su CD, pero se los devolvían… y su show se vio (más) opacado con la presencia cerca del escenario del guitarrista de The Rasmus, quien al parecer estaba impresionado por la multitud.


PIXEL
Como Sunú tocó menos de media hora, la espera para la segunda banda venezolana se hizo más larga de lo habitual. Minutos antes de las 6pm llega Pixel, demostrando que no son ningunos “novatos“ en estos menesteres, y con un Pablo Dagnino casi tan enérgico como en sus años mozos. Debo admitir que no están entre mis favoritos, pero el paseo por sus éxitos me dejó una muy buena impresión, además que sonaban excelente y super acoplados… lamentablemente el público rockero criollo es implacable y luego de 4 temas, comenzó el “bombardeo“ de hielo y envases de agua hacia el escenario (apuesto que más de la mitad de los “bombarderos“ tienen bandas y se quejan que nadie los apoya).


THE RASMUS
Imediatamente de terminar Pixel, comienzan a desmontar por completo los equipos en el escenario, para dar paso a la plataforma de la batería y los amplificadores de The Rasmus, que no tenían nada que ver con los utilizados por los teloneros. A las 7pm (más o menos, porque apagué el teléfono), y luego de soportar la primera oleada de gente queriendo llegar lo más cerca posible de la tarima, se montan los finlandeses “emplumados“… ehm, perdón, está vez no cargaban plumas como es su costumbre… desde un principio pensé que me iba a, literalmente, LA-DI-LLAR durante esta presentación, pero en realidad me equivoqué, no sólo porque me gustó bastante la propuesta musical de estos chicos (aunque no me sabía ni uno de sus temas), sino también porque se dedicaron a aprender alguito de español (¿Cómo está la vaina?)… sobre todo el bajista, Eero Heinonen, quien hasta evocó el corito de la archiconocida gaita Amparito alegando que “es Navidad“, siempre buscando el feeling con el público… tocaron casi 1 hora, y se despidieron con In the shadows.

INCUBUS
Se baja The Rasmus de la tarima y comienza el verdadero CAOS!!! (tengo un amigo, rockero por cierto, que dice que yo soy “demasiado cívica“ para este tipo de situaciones)… “gente“ que por alguna razón quedó en la parte de atrás -o en los costados- del estadio, quieren a toda costa ubicarse ¿de primeros? POR-DI-OS!!! ¿que no se dan cuenta que el lugar está CO-PA-DO como para pretender pasear? ¿tenemos la culpa los que estamos al frente que los demás hayan llegado tarde y no pudieran conseguir mejores sitios?… en fin, luego de escapar de “la olla“, me alejé un poco del escenario y encontré el sitio perfecto para ver sin obstáculos a mi futuro esposo…
Mientras, en la tarima, desmontan de nuevo todo el equipo para dar paso a la ¡super cónsola! del DJ Chris Kilmore, descubren el backing de la banda (una especie de núcleo solar incandescente), amplificadores decorados con banderas de Venezuela, y reubican los micrófonos e instrumentos del grupo… el proceso de afinación se hace eterno…
Como es costumbre, fuera luces, máquinas de humo, comienzan a aparecer los miembros de la banda y con la inconfundible voz de Brandon Boyd se da inicio al show más esperado de la jornada y el que dará clausura al Pop Festival… Incubus está en escena!!!
Fuerza y energía a través de luces y música, estridencia y distorsiones bien administradas, y el paseo por lo mejor de lo mejor del repertorio de este quinteto… aunque bastante “fríos“, Boyd tenía su manera particular de conectarse con el público, a través de palmadas, pidiendo que lo acompañáramos a cantar o con el infaltable Muchas gracias, Venezuela en español… momentos especiales: la enérgica interpretación de Megalomaniac (incluso escuché a algunos aprovechar el contexto para maldecir al innombrable), la interpretación de Drive con Boyd “arropado“ con nuestra bandera y el espectacular cierre con el tema más pedido: Pardon me… al igual que BEP, prometieron volver… (además que me quedaron debiendo Warning).

(isn’t he cute?)

———————————————————————————-
Comentarios finales:
* A pesar haber sido esta última fecha la más concurrida, si caemos en comparaciones debo admitir que la mejor jornada fue la del 20/11… tal vez era un público diferente, pero todas las agrupaciones tuvieron un dominio de escena excelente, lo que permitió que los asistentes nos conectaramos más con la vibra de la música…
* A riesgo de ser “linchada“ y con sus honrosas excepciones, me atrevo a decir: ¡ROCKERO* NO ES GENTE!

* Rockero como público ¡OJO!

Caracas Pop Festival (I)… en mi humilde opinión

Y luego de presenciar el debate entre mi yo “angelito“ (¡tienes que ir a trabajar!) y mi yo demonio (¡no vayas! di que estás enferma y que vas en la tarde)… pues nada, ganó el angelito (muy a mi pesar) y aquí estoy convertida en zombie luego de una jornada entera de carretera y música… pero eso sí, valió la pena!!!

SORPRESA SOUND SYSTEM
Luego esperar como dos horas para poder entrar (llegamos como a la 1pm al Estadio) bajo un sol inclemente, la cola comenzó a fluir con sorprendente rapidez… ni siquiera me “requisaron“… y tratamos de ubicarnos lo más cerca posible de la tarima central, no sin antes “brindar“ con una buena Smirnoff Ice! Ahí nos toco esperar como dos horas más, mientras hacían los ajustes finales para que comenzara el espectáculo.
A las 5pm EN PUNTO se monta en tarima Papashanty Sound System, de los que confieso solo había escuchando como 2 ó 3 temas en la radio y nunca los había visto en vivo… su puesta en escena es sencilla pero muy buena, y sirvió para ir encendiendo los ánimos de los asistentes. Tocaron durante media hora exacta y como “recompensa“ al público que los apoya los muchachos del grupo estuvieron -literalmente- lanzando 100 CDs de su última producción (estuve cerca de uno, pero preferí seguir con vida).

GOZADERA INVISIBLE
Poco antes de las 6pm llegan (y así los anunció el animador) los “Embajadores de la Gozadera Venezolana“, tal vez suene medio cursi el título pero los que han presenciado un show de Los Amigos Invisibles saben que no está nada lejos de la realidad… se pasearon por lo mejor de su repertorio que cubre estilos como funk, salsa y hasta calipso, poniendo a bailar hasta al más tieso de los presentes… algo que siempre me ha gustado de los Amigos es su humildad para con el público, dejando los divismos a un lado y disfrutando de la buena vibra de su música. Tocaron como 45 min.

SMASH MOUTH
Como a las 7pm llega el primer grupo “estelar“ de la noche, Smash Mouth, quienes no son “masivos“ aquí en Venezuela, aunque a mí particularmente me gusta lo que hacen (obviamente no me sé todas sus canciones, pero me defiendo)… comienzan con uno de los temas que más se escuchó en la radio gracias al soundtrack de Shrek, I‘m a believer; eso les permitió ganarse cierta empatía con los asistentes, pero luego vino una seguidilla de “éxitos“ que nos hacían saltar de cuando en cuando pero que no teníamos ni idea que existían… sólo cuando sonaron temas como Can‘t get enough of you baby, Walking on the sun y sus versiones de Don‘t you forget about me y Jump around pudieron recuperar algo de atención. No interactúan constantemente con el público, y estuvieron en tarima como por 1 hora.

LA NOCHE DE LAS LENTEJAS NEGRAS
Después de prácticamente “correr“ del escenario a Smash Mouth, tuvimos que esperar como 45 minutos más antes que llegara la presentación más esperada de la noche… se “descubre“ el corpóreo luminoso con las iniciales bep, inflable (luminoso también) al fondo de la tarima, y se disponen los instrumentos hacia los laterales… los 45 minutos llegan a su fin, fuera luces, máquinas de humo añadiéndole misterio al escenario… se enciende de una vez el corpóreo y comienzan a sonar los acordes de Hey Mama, ¡¡¡el estadio se va a caer!!!… se da inicio a la hora y media de show de Black Eyed Peas, y si eres de los que (como yo) al menos mueve la cabeza cuando eschucha al grupo en la radio entonces era inevitable que bailaras, brincaras y corearas los temas… Fergie demostrando que SI canta, Will.I.Am derrochando carisma mientras machucaba el español (¡Carrrracas!), Taboo sirviendo de “puente latino“ (era el único que realmente hablaba español), y apl.de.ap el menos “parlanchin“ pero con ganas de demostrar su talento con líricas y baile.
Lo más representativo de su repertorio estuvo allí, además de darse un paseo por ciertos íconos pop contemporáneos: Acordes de Sweet child O‘mine (con parte de la lírica de Don‘t lie), estrofas de No woman no cry (con parte de la lírica de Shut up), referencias a Shakira por parte de Fergie, y hasta referencias a ¡Elvis Crespo! por parte de Taboo… alusiones políticas: Will.I.Am “aclarando“ que los norteamericanos NO son como Bush (y ofreciendo disculpas “en su nombre“), y Taboo dando una de las declaraciones más aplaudidas de la noche “¡los políticos me valen madre!“… aunque agotados, el cierre nos dejó con ganas de más: Let‘s get it started, el tema más esperado, nos hizo olvidar por unos minutos del cansancio y la lluvia (¡soberano palo de agua!). Quedaron con la promesa de volver “pronto“.

Sugerencia a Evenpro: Medio metro más de altura para la tarima no le haría daño a nadie 😉
Auto-sugerencia: Debo dejar en el autobús un sweater y/o una franela SE-COS en caso de lluvia imprevista.

Ahora sólo me queda pasar la semana consintiendo a mis pies con Cool-A-Ped, a mi espalda con Dencorub (¿achaques? pues sí…), para así recibir con todas las de la ley a mi “futuro esposo“ Brandon Boyd y sus amiguitos de Incubus.